dimanche 23 mai 2010

Experiencias incipientes.

Yo era una prostituta.
Todo ocurría siempre en el mismo baño, contra la misma puerta.

6 commentaires:

  1. No sé si escribes inspirada por un dios o por un demonio; es acojonantemente maravilloso, o maravillosamente acojonante.

    RépondreSupprimer
  2. Si algo es bueno, para qué cambiarlo? haha :D

    RépondreSupprimer
  3. qué maravilla... siempre que entro en un baño me excito de pensar eso mismo... polvos memorables!

    RépondreSupprimer
  4. Siempre el mismo cliente. Jesús Rosales.

    RépondreSupprimer

Leave your essence: