mercredi 9 septembre 2009

Volvió al nido.

Una vez más, volvió a cumplirse la afirmación: "Todos los seres del mundo acaban muriendo solos".Había llegado a aquel país preñado de odio en busca de un sentimiento primitivo, pero incluso aquel territorio virgen había sido corrompido por la influencia del nuevo mundo,
Sintió que no merecía la pena seguir buscando, todo lo que tenía que haber visto en su vida se cruzó en el camino.
Cerró las cortinas azules para sentirse refugiado, moriría en una azotea de aquella ciudad sucia, nadie distinguía acción de pensamiento, caminar y caminar, éste es el final.

No, cuando mueras tus cenizas no acabarán en el estómago de aves espléndidas.

4 commentaires:

  1. Me gusta tu blog, te sigo.

    Al final todos morimos solos... gran verdad.

    RépondreSupprimer
  2. Me ha venido a la mente algo que escribió T.S. Elliot:
    Nacimiento, copulación y muerte.
    Son lo que hay cuando se desciende a lo esencial: nacimiento, copulación y muerte.

    RépondreSupprimer
  3. (Perdona que deje este comentario aquí, es un poco feo escribir algo que no tiene que ver con la noticia).

    Gracias por comentar en Verdad de la Muena, se agradecen ver caras desconocidas por el 'proyecto/entretenimiento' en formato blog :D

    RépondreSupprimer

Leave your essence: